EN LA CIUDAD DE LA FURIA

Existen muchas maneras y formas de conocer un destino. No obstante, la mejor, a mi parecer, es aquella en donde el local te hace vivir su cotidianidad de principio a fin.

La importancia del amigo local.

Hace un par de semanas estuve en Buenos Aires, Argentina, visitando a unos amigos que viven en Barrio Palermo, Capital federal, a tan solo unas cuadra de Plaza Italia. Mi arribo a la ciudad fue de noche lo que ya vaticinaba que sería un viaje movido y que descubriría una ciudad de luces y algazara.

La primera preocupación de todo recepcionista es si el amigo viajero viene con hambre y por ende llevarlo a un lugar típico en donde se coma bien y barato. El lugar escogido por mis amigos fue la Pizzería Guerrin, fundada en 1932 y  ubicada en Av. Corrientes, a pasos del Obelisco. Las pizzas de este local son ingentes y los ingredientes se ven a primera vista en magnitud. Difícil es quedar con hambre en este lugar.

IMG_7962
En Av. Corrientes esta la Pizzeria Guerrin.

Como se dice por ahí, la noche es joven y audaz, y nuestros pasos empezaron a avanzar por Av. Corrientes, pasando por los teatros que daban a conocer los espectáculos programados para esa noche y el mes.

Después de unos 10 minutos de caminata llegamos a Av. 9 de julio, según los argentinos la más ancha del orbe, donde se encuentra el Obelisco, símbolo de la argentina y uno de los sitios más visitados por todo extranjero que visita este país.

Conociendo con buen ritmo.

Siguiendo el trasnoche nos fuimos a un lugar que se llama “La Ratonera”. No es un lugar en donde se hacen experimentos.  Si no más bien un lugar para improvisar. Son las 11:30 hrs y subiendo las escaleras ya se escucha la música de fondo. La batería, la guitarra y sobre todo el bajo, ya que este es un lugar para los amantes del buen jazz. El que viene a La Ratonera viene a tocar música con cualquiera. Porque la idea es improvisar con los desconocidos que se suben al escenario. Este lugar esta a pasos de la pizzería Guerrin en Av corrientes.

En Buenos Aires es difícil que los domingos sean fomingos. Existen muchos panoramas para disfrutar y uno de lo mas movidos se vive en San Telmo. Todos los domingos en este hermoso y cultural barrio es posible bailar cumbia que tocan los grupos que se paran en las calles y animan a los cientos de turistas que miran perplejos esta algarabía y de a poco van tomando el ritmo y se unen al grupo.

Este es un viaje a una ciudad cosmopolita, atractiva por su apertura de mente, su cultura y sobre todo por su gastronomía y vida nocturna.

IMG_8099
Barrio San Telmo un domingo por la tarde.

Texto y fotografías : Luis García Oteiza /luis@viajesb.com

Sé el primero en comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s