ACABO DE REGRESAR DE UN VIAJE POR PALESTINA

Es un viaje que a nivel monumental aunque no me haya centrado en esa parte, es impresionante, y su gastronomía y amabilidad de sus gentes hacen que se disfrute de una forma muy especial y te vayas allí con lágrimas en los ojos, pero sabiendo que volverás. No dudéis en ir si tenéis la oportunidad.

Nuestro circuito, con base todas las noches en Belén, consistió en visitas cada día a un lugar: Jerusalén, Hebrón, Nablús, Ramallah, Jericó, Mar Muerto…no era un circuito clásico, ya que los organizadores (Discovery Palestine y ASECOP), además de hacerte conocer la fantástica parte turística y sus distintos monumentos (sobra hablar de la importancia a nivel cultural de este destino, y Jerusalén es una ciudad única en el mundo que hay que visitar absolutamente. De hecho antes de empezar el circuito, yo le añadí 3 días que estuve allí por mi cuenta), también te enseñan la realidad en la que viven: visitamos un campo de refugiados en Belén, tuvimos una charla con el Obispo de Jerusalén (que es palestino y nos habló de la situación actual), fuimos a los terrenos de un cristiano palestino que tras 20 años de tensión consigue mantener sus tierras rodeado de asentamientos judíos gracias en parte y en los últimos tiempos a los voluntarios internacionales que están llegando de todas partes a ayudarle a plantar olivos como forma pacífica de lucha contra la ocupación,es decir, esta agencia te acerca a la realidad de su día a día y a sus gentes.

11052537_10153176781019233_949242630474550079_n
Foto por María de Luis

Antes de ir había leído tanto sobre este destino, pero aún así no te haces una idea real de hasta donde puede llegar la injusticia hasta que lo ves en directo. Toda Cisjordania está dividida por el muro, los check points, las carreteras tipo autopista por las que ilegalmente solo pueden viajar los israelíes y que siguen construyendo en territorio ajeno, y los asentamientos.

Los asentamientos son barrios enormes con miles de casas construídas ilegalmente en las cimas de las colinas que rodean las ciudades y pueblos palestinos…Algunos tienen hasta 40.000 habitantes. Para irlos creando los israelíes han ido echando de sus casas a palestinos que ahora viven en campos de refugiados desde hace muchos años esperando su “derecho de retorno”. Sólo alrededor de Belén hay 24 asentamientos de colonos, que ves continuamente desde la ciudad…por las noches llaman la atención la cantidad de luz que sale de allí, que choca con la pobreza de Belén, por ejemplo…en los asentamientos los judíos que viven en ellos tienen desgravaciones fiscales y privilegios del estilo, todo tipo de supermercados, lujos y modernidades.

Campo refugiados en Belén
Campo refugiados en Belén. Foto por María de Luis

Entre todas estas cosas lo que era Cisjordania ha quedado actualmente dividida en pequeñas islitas incomunicadas, viven encarcelados en sus propias ciudades (rodeadas por el muro “de la Vergüenza”) y moverse de un sitio a otro es dificilísimo o imposible muchas veces para ellos….deben ir por esas carreteras de montaña que hacen que para ir de un lugar a otro a 17 km por ejemplo, puedas tardar 2 horas o más, por todos los check points por los que hay que pasar (a veces pueden dejarles 8h en un check point esperando para cruzarlo, si a los israelíes les apetece). Además los palestinos tampoco tienen libertad de moverse de un lugar a otro, necesitan permisos especiales (de hecho el día que visitamos Jerusalén, nuestro guía no podía acompañarnos ya que no tenía permiso para entrar allí, ni él ni prácticamente ningún palestino. Tuvimos un guía local que vivía en Jerusalén).

El agua y la electricidad las gestiona Israel, al igual que los impuestos. Con lo cual ves las casas de los palestinos con enormes bidones negros para acumular el agua de la lluvia en sus azoteas, pero en los asentimientos por supuesto no les hace falta. El Derecho Internacional prohíbe todo esto, sin embargo parece que nadie es capaz de frenar semejantes atrocidades.

asentamiento
Asentamientos. Foto por María de Luis

Especial mención a Hebrón, una ciudad en la que los colonos viven directamente en ella junto a los palestinos, y la tensión se masca de una manera, que a pesar de ir informada sobre el tema, se me encogió el corazón. Hay calles donde una red metálica separa los pisos de arriba de los edificios, donde viven los colonos, de la parte de abajo, donde viven los palestinos, ya que los colonos les tiran todo tipo de basura y les hacen mil cosas para hacerles la vida insufrible todos los días y estos colonos están protegidos por militares israelíes que en esta ciudad están más presentes que en ninguna otra.

hebrón
Hebrón. Foto por María de Luis

Quiero recalcar por último hasta donde llega su aislamiento: los palestinos no tienen puerto ni aeropuerto. Os hacéis una pequeña idea? Han separado a todos de tal forma que pensar en un Estado Palestino hoy en día es prácticamente una utopía. A pesar de todo a ellos aún les queda la esperanza de recuperar la parte que legalmente es suya para crear su estado.

Este viaje me ha dado la oportunidad de entender que la situación es mucho peor de lo que pensamos y a pesar de eso los palestinos son una gente maravillosa que nos han dado todo con una hospitalidad y cariño difíciles de encontrar en otros lugares del mundo.

muro entrda a Belén
Muro entrda a Belén. Foto por María de Luis

Ojalá todos podamos concienciarnos un poco más con este tema y poner nuestro granito de arena para intentar acabar con esta injusticia y darles al pueblo palestino lo único que piden: su propia parte de tierra para crear su Estado de Palestina y vivir con tranquilidad y libertad de movimiento, sin humillaciones diarias, colas en los check points, etc, etc, etc. Yo como ellos no pierdo la esperanza de que todo esto algún día encuentre una solución.

Por último quiero agradecer de todo corazón a ASECOP (Asociación Europea de Cooperación con Palestina, con base en Málaga, España)  por la organización de este viaje, especialmente a Hazem Bannoura y Pablo Menéndez y a Arish Bannoura (vicepresidenta de ASECOP) y el Dr.Rashid (Miembro del Consejo Nacional Palestino y Presidente de ASECOP) que son personas únicas y me han llegado al alma por su humanidad, compromiso y lucha constante por su pueblo desde siempre sin tirar jamás la toalla y al pie del cañón sin perder la sonrisa…

Nos volveremos a ver pronto…Insh’Alla!!!

Si alguien quiere hacer un auténtico viaje B, aquí tenéis la agencia que nos lo organizó (forman parte de ASECOP):

http://www.discoverpalestine.org

info@discoverpalestine.org

Texto y fotografías : María de Luis